Consejos para ahorrar en comida durante tu viaje

Muchas personas asumen que viajar como mochilera significa siempre cocinar en los hostales. Es posible comer en la calle sin sentir que despilfarras el dinero.

La comida es parte integral de muchas culturas alrededor del mundo. Ir a otro país y no degustar los platillos locales, en reemplazo de lo que estamos habituados a comer, es desperdiciar una de las mejores experiencias viajeras de nuestras vidas.

A continuación te ofreceré algunos consejos cuyo fin es ayudarte a gastar poco en el tema de la comida.

Come con los locales

En bastantes destinos del mundo, más que todo en Asia, vas a encontrar infinidades de puestos de comida rodantes, en donde los alimentos se preparan en frente tuyo. Lo atractivo de comer en estos puestos es lo barato que resulta y no suelen ser desaseados como uno se lo imagina.

Lo mejor es que antes de llegar a tu destino investigues algunos restaurantes que elijan y recomienden los residentes. Estos lugares van a ofrecer buena comida, tener buenos precios y ser completamente auténticos.

Conocer un lugar a través de su comida es maravilloso, así que atrévete a comer la comida local, podrás aprender más del lugar. Seguramente encontrarás opciones más equilibradas y además será más barato. Si estás en un lugar con comida callejera no dudes en probarla. Ve a donde vayan los locales y no te arrepentirás.

Date una vuelta por el mercado

Los omnipresentes mercados públicos (debo admitir que es uno de mis sitios preferidos de una ciudad) son los puntos predilectos donde vas a darte gusto comiendo a precios irrisorios.

Pero tampoco hay que equivocarse, porque así como existen mercados que son pulcros, igual abundan los que carecen de aseo y es casi seguro que la comida dejará mucho que desear. Nunca está demás preguntarle a los locales cual mercado es recomendable para tu estómago y tu bolsillo.

Elige un hostal que ofrezca desayuno

Al reservar un hotel, algunas veces elegimos la opción más barata sin fijarnos si hay alguna otra con desayuno u otra comida incluida. Haz cuentas y ve si te conviene reservar una habitación que ya incluya el desayuno. Muchas veces la diferencia no es tanta y vale la pena.  El servicio en los hoteles suele ser rápido y los desayunos empiezan muy temprano.

Además de que ahorrarás el dinero del desayuno durante tu viaje, te quitarás la molestia de tener que buscar a dónde desayunar ese día y ahorrarás tiempo para que mejor disfrutes el destino que elegiste.
Aprovecha tu desayuno incluido y asegúrate de iniciar tu día con el estómago lleno.

Busca el menú del día

Muchos restaurantes tienden a anunciar en una pizarra el menú del día (casi siempre es el almuerzo), donde tienes la elección de escoger entre varios platos a un precio económico. Antes de dirigirte a un local que brinde menú del día, averigua qué incluye el plato y si existe un costo o impuesto extra por servicios.

Evita comer en las zonas turísticas

Es obvio que los puntos turísticos son para hacer dinero a costa del viajero, y por ende los costos estarán lo más elevado posible. Para hacer el panorama más desventajoso, las porciones de comida de los lugares turísticos es menor y la calidad no se compara a la de los restaurantes visitados por la gente local.

Algunas veces con ir a unos pasos de la calle turística puedes ahorrar mucho dinero. Cuando estés en tu destino tu instinto también te dirá claramente cuáles establecimientos son solo una trampa para turistas y cuáles son un tesoro bien guardado del lugar que visitas.

Comer en aeropuertos es sinónimo de costoso

Si creíste que comer en un área turística te va a costar demasiado dinero, en los aeropuertos el asunto es peor. Es por eso que hace poco escribí un artículo con consejos para no gastar dinero en aeropuerto y aviones.

Los establecimientos de comida que se encuentran en aeropuertos, al igual que los cercanos a las zonas turísticas suelen estar hechos para viajeros y por su ubicación conveniente tienen precios elevados. Además, esos lugares normalmente ofrecen varios platillos de comida internacional y tienen pocos elementos auténticos.

A los aeropuertos y aviones los veo más bien como para merendar algo leve y l recomendable es llevar snacks (galletas, barras de cereal, frutos secos o chocolates) en la mochila de mano para cuando tengas hambre.

Aprovecha el agua

Si bien conseguir agua embotellada hoy día no es más caro que una gaseosa o una bebida energizante, comprar una botella de agua cada vez que tienes sed va sumando a la lista de gastos. El agua simple es gratis en muchos restaurantes o en tu propio hospedaje, y si no lo es, seguro será la bebida más barata del menú.

Una opción muy recomendable es contar con una botella purificadora de agua y olvidarte de gastar en agua embotellada, la puedes encontrar en Amazon. En este artículo puedes encontrar los mejores regalos para viajeros.

¿Tienes alguna otra recomendación para ahorrar dinero en comida mientras viajas? Déjanos tus comentarios y si te gustó el artículo, compártelo con un amigo.


Deja un comentario!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar las siguientes etiquetas HTML y atributos:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>