Marruecos

Alojarse en un riad, perderse por la medina, aceptar un té con menta, regatear en el zoco, hacer una excursión en quad por el desierto, fotografiar los palmerales, visitar un hamman, recorrer el pueblo azul, respirar la brisa de la costa atlántica… La lista de cosas que hacer y que ver en Marruecos es infinita e irresistible.

Hay muchos lugares que ver en Marruecos, un país con una cultura y tradiciones muy diferentes a las de su cercana Europa, que estamos seguros, te atraparán nada más llegar. A menos de 20 kilómetros de Gibraltar encontrarás lugares tan diferentes como ciudades con laberínticas medinas en las que perderse, desiertos de grandes dunas para pasar la noche rodeado de estrellas, paisajes áridos de cordilleras y gargantas, pueblos de pescadores bañados por el Océano Atlántico y otros de adobe anclados en el tiempo, todo ello siempre con un té de menta en la mano.

Marrakech
La mayoría de viajeros que van por primera vez a Marruecos, tienen su primera toma de contacto en Marrakech. En nuestro caso cumplimos la tradición y la visitamos durante el viaje que hicimos a Marrakech y Essaouira en 5 días. Esta ciudad fascinante y a veces agotadora, en la que es una obligación alojarse en un riad en la medina y tomar un té al atardecer mientras observas la vida y los cambios de la Plaza Jamaa el Fna, es todo un símbolo del país, además de una visita imprescindible. Hay otras muchas cosas que ver y que hacer en Marrakech, ciudad de palacios, mercados, jardines, mezquitas y medersas, aunque lo mejor es perderse sin rumbo por sus laberínticas calles y encontrar la verdadera esencia de la ciudad. Una buena opción para tener un primer contacto con la Medina y la Plaza Jamaa el Fna es reservar este free tour por Marrakech ¡Gratis! o un tour privado en el que tu eliges el itinerario, ambos con guía en español.

Ksar de Ait Ben Haddou
En Ouarzazate, la puerta al gran desierto del Sahara, se encuentra el Ksar de Ait Ben Haddou, uno de los lugares que ver en Marruecos más imprescindibles. Ait Ben Haddou es un maravilloso pueblo de arcilla y adobe, detenido en el tiempo en una zona árida y rocosa, que estamos seguros, te sorprenderá. Declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, ha sido escenario de famosas películas como Lawrence de Arabia y Gladiator. Para llegar a Ait Ben Haddou desde Marrakech puedes hacerlo en coche, taxi o bus, el ksar se encuentra a menos de 200 kilometros de Marrakech aunque hay que cruzar la cordillera del Atlas y hay muchas curvas, lo que os puede llevar unas 5 horas. Una opción más cómoda si no deseas conducir o depender del transporte público, es reservar esta excursión Ouarzazate con guía en español con la que te recogerán directamente en el hotel.

Desierto del Sahara
Pasar la noche en una jaima bajo una noche estrellada en medio del desierto del Sahara, es una de las mejores excursiones en Marrakech que puedes hacer. Hay que tener en cuenta que hay dos zonas principales del desierto del Sahara que se pueden visitar fácilmente desde Marrakech: Zagora y Merzouga. El desierto de Zagora se encuentra a unas 7 horas de Marrakech, cruzando el maravilloso Valle del Draa y aunque sus dunas no son tan espectaculares como las de Merzouga, si no dispones de muchos días, es la opción perfecta para vivir la experiencia de pasar una noche en el desierto. La otra opción sería Merzouga, uno de los desiertos más bonitos del mundo, en el que un mar de dunas perfectas son las protagonistas del paisaje en el que podrás pasar una de las mejores noches de tu vida bajo las estrellas. Puedes realizar cualquiera de estas excursiones en coche de alquiler o taxi y una vez en el destino contratar alguno de los tours en 4×4 por el desierto, que se ofrecen en la entrada. Otra opción más cómoda y segura es contratar alguna de estas excursiones en Marrakech con guía en español en la que te recogerán directamente en el hotel.

Desierto del Sahara, Marruecos

 

Fez
Fez, con una medina del siglo VIII declarada Patrimonio de la Humanidad y considerada la más grande del mundo, es una de las ciudades que visitar en Marruecos más imprescindibles. A diferencia de la popular Marrakech Fez te permite disfrutar de sus laberínticas calles, visitar sus escuelas coránicas y comprar en sus zocos, con más tranquilidad, algo que tenemos que confesar, se agradece y mucho. El lugar más destacado de la medina amurallada es la Curtiduría Chouwara, un espectáculo de olores y colores, entre otras muchas cosas que ver y que hacer en Fez. Y después de recorrer la ciudad, como no podía ser de otra forma, no podemos olvidarnos de la gastronomía y más en un lugar como Marruecos, así que te recomendamos subir a alguna de sus terrazas, con vistas a la medina, mientras devoramos el mejor cuscús y tajine de la ciudad. Una buena opción para conocer la historia y los detalles de la ciudad es reservando una visita guiada en español por la Medina de Fez o esta visita que incluye un tour panorámico.

Chaouen
Chaouen o Chefchaouen, conocida como la ciudad azul, situada a los pies de las montañas del Rif, está considerada como la ciudad más bonita de Marruecos. Su característica más famosa es la dominante presencia del azul de diferentes gamas en sus casas y calles, algo que la hace única y encantadora al mismo tiempo. Su antigua medina es una paraíso para los amantes de la fotografía, en las que no podrás dejar de capturar rincones con encanto además de disfrutar de la cercanía y hospitalidad de su gente. Aunque pasear y perderse por la medina azul es una de las mejores cosas que hacer en Marruecos, tampoco puedes dejar de ir a ver la Alcazaba, la Gran Mezquita o los lavaderos, otros de los puntos imprescindibles de la ciudad. Chaouen se encuentra cerca de las ciudades de Tánger o Tetuán y puedes llegar a ella en taxi compartido en caso de que no quieras alquilar coche. Aunque si estas alojado en Fez, una buena alternativa es reservar esta excursión a Chaouen con guía en español de un día.

Chefchaouen, Marruecos

 

Las Gargantas del Dadés y Todra
Los valles del Dadés y Todra ofrecen algunos de los paisajes más espectaculares de Marruecos, con sus gargantas y cañones kársticos. La garganta del Dadés situada en el Alto Atlas, la primera que encontrarás si vas en dirección al desierto de Merzouga, es la que ofrece mayor variedad de paisajes y podríamos decir, resulta más espectacular. La carretera que te lleva a lo alto de la garganta es espectacular, en la que alguno de sus lugares más destacados son las caprichosas formaciones rocosas conocidas como “los dedos del mono” o las kasbahs repartidas por este entorno árido y erosionado. Además, la Garganta del Todra, situadas al lado este del Alto Atlas, con unos cañones rocosos con paredes de hasta 300 metros, es un paraíso para los escaladores. Estos dos valles se pueden visitar en un día y forman parte de la ruta que te llevará al desierto de Merzouga desde Marrakech.

Essaouira
Essauoira, es conocida como la perla del Atlántico además de ser uno de los lugares que ver en Marruecos más bonitos y imprescindibles. Situada a menos de 200 kilómetros de Marrakech y declarada Patrimonio de la Humanidad, es un oasis de tranquilidad perfecto para desconectar de la, en ocasiones, estresante Marrakech. Esta ciudad blanca de pescadores destaca por su medina en la que puedes comprar buena artesanía y degustar manjares basados en el pescado y marisco en alguno de sus muchos restaurantes. La ciudad se encuentra fortificada y desde la zona del puerto puedes tomar unas espectaculares fotos de Essaouira bañada por las grandes olas del Océano Atlántico. Para llegar a Essoauira desde Marrakech puedes hacerlo en autobús desde la estación principal, en un trayecto de aproximadamente 2 horas. Otra opción es reservar esta excursión con guía en español a Essaouira, en la que te recogerán directamente en el hotel.

Essaouira, Marruecos

 

Cascadas de Ouzoud
Las Cascadas de Ouzoud, localizadas a 150 kilómetros de Marrakech, en la cordillera del Atlas, son las más espectaculares de Marruecos y del norte de África. Sus saltos de agua son de más de 100 metros y provienen del río Ouzoud, en los que además de darte un baño en sus frías aguas podrás disfrutar de un entorno de vegetación muy diferente a los paisajes típicos de Marruecos. Durante el paseo por las cascadas podrás rodear las cascadas por ambos lados y ver a algunos de sus habitantes más curiosos, los monos. Para llegar a las cascadas desde Marrakech puedes hacerlo en coche, taxi o reservando esta excursión con guía en español, en la que te recogerán en el hotel y en menos de 3 horas ya estarás en esta maravilla de la naturaleza.

Volubilis
Volubilis, situada a menos de 90 kilómetros de Fez, está considerado como el yacimiento romano mejor conservado del norte de África. Esta antigua ciudad romana, incluida en la lista del Patrimonio de la Humanidad de la Unesco, conserva restos de lugares importantes como la Basílica y el Templo de Júpiter, las termas, el foro y lo que más nos llamó la atención a nosotros cuando la visitamos, sus magníficos mosaicos. Además, a unos 4 kilómetros de Volubilis se encuentra la ciudad sagrada de Mulay Idrís, en la que se puede visitar su medina antes de ir al yacimiento. Puedes llegar a las ruinas de Volubilis desde Meknès en unos 30 minutos en taxi compartido, aunque otra buena opción es reservar un tour con guía en español desde Fez en el que se visita Volubilis, Mulay Idrís y Meknès.

Ruinas de Vulobilis, Marruecos

 

Meknès
Meknès, la menos famosa de las cuatro ciudades imperiales de Marruecos, tiene un precioso casco antiguo lleno de zocos y rincones mágicos, que estamos seguros, te enamorarán. Esta ciudad fue una de nuestras paradas durante nuestro viaje a Casablanca, Meknés y Fez en tren y después de la experiencia, no tenemos dudas en situarla entre los mejores lugares que ver en Marruecos. Lo mejor de la ciudad es pasear por las laberínticas calles de la medina, en las que puedes ver a los artesanos trabajar el hierro o el tejido como hace siglos. Otros de sus lugares más interesantes son la Plaza el Hedim, la madraza Bou Inania, el mausoleo de Mulay Ismaíl, las madrazas o la Bab Mansour, la gran puerta de entrada a la medina.