Mediterraneo y Norte de Europa

¿Te apetece conocer y disfrutar de playas vírgenes y antiguas ruinas emplazadas en el Mediterráneo oriental o las emblemáticas maravillas del arte del Mediterráneo occidental? El norte de Europa presenta una diversidad de encantadores paisajes llenos de una belleza natural exuberante, cargados de historia y leyendas, una arquitectura asombrosa, y una cultura viva y única.

Un itinerario en crucero por el Mediterráneo puede ofrecerte una amplia multitud de posibilidades en recorridos auténticos e inolvidables. Deleitarse con la arquitectura española e italiana, tomar el sol en Grecia, explorar los canales y callejuelas de Venecia y Malta o descubrir una Francia moderna y sofisticada en Niza, Montecarlo o Cannes. Estas son algunas de las posibilidades con la que los curiosos ojos del viajero serán estimulados casi a diario en un crucero por el único “Mare Nostrum”.

La primera cosa que debemos conocer es que las navieras de cruceros dividen los itinerarios por el Mediterráneo entre escalas occidentales y orientales. Básicamente trazan una línea imaginaria en Italia. La escalas occidentales serían todas las incluidas al oeste (incluyendo Italia) y las orientales serían los ubicadas al este; las cuáles incluyen islas griegas, y diferentes puertos de la zona más oriental del Mediterráneo.

MEDITERRÁNEO ORIENTAL

Dubrovnik – Croacia
Reconocida como la perla del Adriático y como uno de los escenarios más destacados en la serie Juego de Tronos, este puerto es uno de los puntos más destacados para disfrutar de la costa dálmata. Árabes, bizantinos, venecianos, turcos y franceses se han sentido atraídos por esta ciudad. Un clima envidiable, una arraigada tradición gastronómica o la pequeña isla de Lokrum son algunas de las propuestas más atractivas de esta ciudad croata.

Dubrovnik, Croacia

Dubrovnik, Croacia

Santorini – Grecia
Posiblemente los atardeceres más bellos y espectaculares del mundo se contemplan desde esta isla de las Cícladas. Para disfrutarlos tendrás muchas opciones ya que todas las navieras programan visitas en esta escala en sus barcos por el Mediterráneo. No hay mejores vistas, ni experiencia viajera que entrar al amanecer y ver los rojizos acantilados de Santorini desde la cubierta o balcón de un crucero. Una vez en tierra, en la escala de Santorini, dentro de sus innumerables posibilidades, es imprescindible pasear por las calles blancas y azules de Oia o Fira.

Venecia – Italia
Es en sí misma una experiencia que toda persona debería disfrutar al menos una vez en la vida. Decía Truman Capote que “Venecia es como comerse de golpe una caja entera de bombones de licor”. Y no le falta razón. Perderse ( no hay mejor uso para esta palabra) por Venecia es una sobredosis de estímulos al viajero. Palacios, callejuelas con olor a la mejor gastronomía italiana, la plaza de San Marcos, sus tiendas en Ponte Vecchio … Todo en Venecia nos sorprende y nos hace sentir que somos viajeros devorando un exquisito bombón. Además Venecia es puerto base donde muchos barcos comienzan sus itinerarios. El Terminal se encuentra tan cerca del centro que será como tener el mejor hotel en la ciudad.

MEDITERRÁNEO OCCIDENTAL

Barcelona – España
Es uno de los puertos de mayor tráfico del Mediterráneo y un lugar clave para disfrutar de la Europa más cosmopolita. Barcelona es el puerto base para muchos de los barcos que exploran el Mediterráneo , por lo que tendremos tantas opciones de itinerarios como tipo de crucerista. La propia ciudad de Barcelona presenta innumerables atractivos para los cruceristas, tanto por su arquitectura, su tradición, su enfoque abierto al mundo, etcétera. Necesitaríamos horas para hablar de las alternativas que ofrece Barcelona. El modernismo de Gaudí, la Sagrada Familia, el Mercat de la Boquería, sus parques…. quien quiera conocer uno de los grandes destinos turísticos mediterráneos debe pasar por Barcelona, y al menos pasar unas horas en Las Ramblas…

Marsella – Francia
El puerto de Marsella es uno de los más importantes del Mediterráneo y una parada destacada para cruceros. El puerto antiguo es precioso, así como su catedral, Notre Dame de la Garde, o sus fantásticas calas. Marsella es un lugar ideal para descubrir el encanto de la Costa Azul y disfrutar de una de las ciudades más emblemáticas del Mediterráneo.

Cagliari – Italia
La capital de Cerdeña es una de las joyas escondidas del Mediterráneo. La Catedral de Santa María, el Anfiteatro Romano o el Bastione di Saint Remy, el único barrio medieval y amurallado de Castello, son algunos de los muchos atractivos que podrán conocer los que visiten Cagliari a bordo de un crucero. Cerdeña es una de las islas más bellas de Italia por lo que muchos cruceros hacen escala en este paraíso del Mediterráneo. Una ciudad con una personalidad muy marcada, vinculada históricamente a España y con un gran número de posibilidades que hacen de esta parada un lugar especial para disfrutar a bordo de un crucero.

Cagliari, Italia

Cagliari, Italia


Desde las espectaculares auroras boreales que bailan en el cielo y sus imponentes fiordos en Noruega hasta el exquisito y único museo del Hermitage o los palacios de San Petersburgo, en Rusia, el viajero no permanecerá indiferente al explorar alguna de las ciudades del norte europeo.

Hay tanto que ver que se necesitaría toda una vida para disfrutar cada una de las maravillas que esta región del planeta ofrece al viajero. Sin embargo, hay una forma, yo diría natural de viajar, que nos permite explorar una gran cantidad de ellas con toda comodidad, y disfrutando el lento discurrir del propio viaje. En mi experiencia viajera no existe una forma mejor de descubrirlo que a bordo de un barco de crucero.

Los cruceros por el Norte de Europa nos permitirán disfrutar de los diferentes países y paisajes deshaciendo la maleta una sola vez, y permitiéndonos concentrarnos en lo importante: explorar cada una de las fascinantes escalas. El Norte de Europa tiene una gran ventaja para el crucerista y es que se ha desarrollado durante siglos alrededor del mar del Norte, y el mar Báltico por lo que los grandes asentamientos de población y culturales siempre estuvieron junto al mar.

Lo primero que debemos conocer es que podemos dividir los itinerarios de cruceros por el norte de Europa en 2 grandes grupos. Aquellos que recorren el mar Báltico de este a oeste haciendo escala en diferentes lugares a lo largo de la costa de este mar. Estos se denominan por lo general itinerario de capitales bálticas y suelen comenzar en los puertos de Ámsterdam o Copenhague para descubrir maravillosas e históricas ciudades como San Petersburgo, Estocolmo, Helsinki, o alguna de las ciudades Patrimonio de la Humanidad, Tallin, Riga y Vilnius.

Por otro lado, estarían los itinerarios que se centran en las costas de Noruega y su belleza natural. No hay mejor forma de apreciar la grandiosidad de los fiordos y costas noruegas que desde un barco de crucero. Así los cruceros por fiordos noruegos pueden llegar hasta el Cabo Norte, considerado el punto más septentrional de Europa, y recorriendo los espectáculos naturales que son los propios fiordos. Suelen incluir la escala en la sorprendente ciudad de Bergen, o la capital noruega Oslo, con su espectacular navegación por su fiordo. Por lo general los barcos parten de puertos como Ámsterdam y Copenhague, o recientemente también desde Kiel.

CAPITALES BÁLTICAS

Tallin – Estonia
La ciudad contemporánea de Tallin es una elegante mezcla entre ciudad escandinava y una ciudad de la era soviética. La atracción principal es sin duda perderse en su casco antiguo medieval restaurado, que, a pesar de una gran cantidad de tiendas para turistas, conserva su atmósfera del 1400 debido a las calles empedradas y su arquitectura medieval que ha permanecido sin cambios durante más de 600 años. Caminar por las sinuosas calles, entre antiguas torres y la muralla de la ciudad, y sentirás que estás viajando en el tiempo. No es de extrañar que la ciudad vieja sea declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Estocolmo – Suecia
Es la ciudad más grande de Escandinavia con aproximadamente una quinta parte de la población total de Suecia. Fundada en 1252, comprende 14 islas. La principal atracción turística de Estocolmo es Gamla Stan (Ciudad Vieja), uno de los barrios más grandes de edificios del siglo XVI en Europa. Los edificios con estructuras de cuatro y cinco pisos están pintados en vivos colores. Las calles empedradas, callejones y plazas se entrecruzan en Gamla Stan. Allí, también encontrarás el Palacio Real del siglo XVIII en lo alto de la colina donde se asienta Gamla Stan.

Estocolmo, Suecia

Estocolmo, Suecia

Helsinki – Finlandia
Una ciudad que presenta una gran variedad de influencias y caras. Desde su clara influencia rusa hasta su pasión por del diseño contemporáneo. Helsinki fue fundada en 1550 por el rey sueco Gustav Vasa y ofrece una gran cantidad de lugares a visitar por el viajero como la catedral luterana, la catedral Uspenski con cúpula de cebolla y los edificios neoclásicos en la Plaza del Senado y sus alrededores. No podemos olvidar al Kiasma, el vanguardista Museo de Arte Contemporáneo y el Museo del Diseño. La ciudad está limitada por tres de sus lados por el Mar Báltico. En verano, el paseo marítimo de la ciudad es el lugar más animado de Finlandia, ya sea tomando el sol en una cafetería, tomando el ferry a la isla que alberga la fortaleza de Suomenlinna o haciendo un recorrido en barco por los alrededores.

San Petersburgo – Rusia
La hermosa ciudad rusa fundada por Pedro el Grande en 1703, en lo que entonces era un pantano, tiene increíbles palacios de la época de los grandes Zares, iglesias con cúpulas de cebolla y el hermoso río Neva. Pedro el Grande se inspiró en Londres, París y Viena desarrollando cuidadosamente la ciudad en secciones, creando canales que le recordarán a Venecia. La mayor parte del diseño permanece intacto, testimonio del orgullo de San Petersburgo y la incapacidad de Hitler para conquistar la ciudad durante la Segunda Guerra Mundial. Es un lugar fascinante, con un pasado apto para una novela romántica. El hecho de que los cruceros normalmente pasen al menos una noche allí permite explorar zonas del extrarradio de la ciudad, donde los edificios de apartamentos de estilo soviético de los suburbios se mezclan con los opulentos palacios de verano, o los impresionantes monumentos conmemorativos del Zar.

FIORDOS NORUEGOS

Al contrario que en el Báltico, recorrer los fiordos es maravillarse con unos paisajes que sobrecogen al viajero. La lenta navegación recorriendo los diferentes fiordos no tiene precio, y no hay nada mejor para vivir la experiencia que hacerlo desde un barco de crucero.

Bergen – Noruega
Es tanto un puerto base como un puerto de escala. Bergen es conocida como la puerta de los fiordos, es rico en historia y arte, y se puede explorar fácilmente a pie o en transporte público. Las principales atracciones incluyen la zona antigua del muelle con museos, tiendas y restaurantes; el mercado de pescado; una buena variedad de museos de arte; y un funicular, que sube al monte Floyen desde donde disfrutar unas panorámicas únicas de la ciudad.

Oslo – Noruega
Ubicado junto el río Aker, al final del fiordo de Oslo, la capital de Noruega tiene una arquitectura moderna, cientos de lagos, grandes parques, famosos museos, y una de las mejores colecciones de estatuas al aire libre del mundo (podrás verlas en casi todas partes). Los residentes de Oslo son grandes amantes de la naturaleza y se sienten orgullosos de sus bosques y fiordos. La llegada y la salida en barco de crucero a través de su fiordo es un momento memorable para el viajero, con maravillosas vistas de bosques, islas, y pequeñas aldeas de pescadores.

Oslo, Noruega

Oslo, Noruega

Flam – Noruega
Una pequeña ciudad cuyo nombre significa en noruego “pequeño lugar con montañas empinadas”, está situada entre el fiordo de Aurlands y las montañas. Desde aquí podremos tomar un paseo en barco a lo largo del fiordo de Aurlands y el de Naeroy. Subir a su famoso y empinado tren, elegido como uno de los viajes en tren más bonitos del mundo, y es una de las principales atracciones turísticas de Noruega. El tren discurre desde el final del fiordo de Aurlands, hacia las altas montañas, donde se encuentra la estación de Myrdal. National Geographic Traveler ha elegido el Tren de Flam como uno de los diez mejores viajes en tren de Europa y, en 2014, Lonely Planet Traveller lo designó el mejor viaje en tren del mundo.

Geirenger – Noruega
Puedes atravesar la pequeña aldea de Geiranger en menos de cinco minutos, pero desde el pequeño puerto se tiene una de las mejores vistas del fiordo declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. No podemos olvidar sus majestuosas cascadas, o el autobús que sube hasta algunas de las mejores vistas de Noruega.